Trabajo en remoto (II) Mantener los datos seguros.

Casi todos vamos a recordar el año 2020 y el 2021, a parte de por la pandemia, también por los pasos de gigante que se dieron para acercar la tecnología a las personas. Mucha gente que no tenía ni idea de tecnología ha tenido que aprender sobre la marcha a hacer videollamadas para poder ver a sus seres queridos, e incluso aquellas personas que ya se manejaban bien con los ordenadores y los móviles, han tenido que adaptarse y aprender a toda velocidad para poder teletrabajar, familiarizándose con conceptos que a algunos les sonarán a chino: VPN, SaaS, backup, etc …

Según el Banco de España, durante el confinamiento un 80% de los trabajadores estuvieron teletrabajando, y según esa misma fuente, en una situación de normalidad, el 30,6% de los trabajadores podría teletrabajar, llegando hasta un 60% en el caso de los empleados con mayor cualificación.

Además todo apunta a que el teletrabajo, o al menos la semipresencialidad, ha llegado para quedarse, pues muchas empresas y trabajadores han descubierto que esta modalidad de trabajo no solo es posible, sino que, además, resulta rentable.

Por supuesto, siempre habrá que seguir las directrices  que nos digan desde el departamento de informática de nuestra empresa a la hora de establecer accesos seguros a los datos en nuestro trabajo, no está demás establecer una serie de pautas en el caso de pérdida, robo, de nuestro dispositivo, o bien tratan de ganar acceso de alguna forma.

  1. Usar una autenticación segura para obtener acceso a su dispositivo, ya sea por reconocimiento facial, huella dactilar, PIN o contraseñas robustas, etc.. En Windows 10 tenemos  la opción de usar Windows Hello,. Todos los dispositivos compatibles con esta tecnología nos van a garantizar un acceso seguro a nuestro dispositivo.
  2. Nuestro dispositivo móvil se esta convirtiendo en una vez más en una llave de seguridad, así pues, el uso de la autenticación multifactor (MFA) para obtener acceso a cualquier recurso basado en la nube. MFA utiliza varios «factores», como un PIN enviado a su dispositivo móvil y una contraseña; o un PIN y un escáner facial o de huella digital, para autenticarte. Normalmente, solo necesita usar los varios factores la primera vez que inicie sesión desde un dispositivo específico. MFA hace que sea mucho más difícil que otros usuarios inicien sesión como usted. a: La mayoría de los servicios en línea, como bancos o redes sociales, también admiten MFA. con lo que deberías también habilitarlos en esos servicios, para aumentar tu tranquilidad y seguridad familiarizándote cada vez más con estos sistemas de seguridad.
  3. Ahora es un buen momento para pensar en las contraseñas que usa. Si usa contraseñas sencillas como «adorable» o «contraseña1», es un buen momento para actualizarlas a contraseñas más seguras. La longitud es más importante que la complejidad, aunque ambas tienen un rol. La contraseña debe tener al menos 12 caracteres y no una palabra en inglés o el nombre de su perro. Considere la posibilidad de usar una frase como una letra de canción favorita, una cita de película o un poema para crear una contraseña larga y compleja pero fácil de recordar.
  4. Asegúrese de que el cifrado de unidades locales, como BitLocker, está habilitado. De este modo, si el dispositivo se pierde o se le roban los datos locales, será difícil acceder.
  5. Asegúrese de que el dispositivo está actualizado en las actualizaciones de seguridad y de que tiene un programa antimalware, como Antivirus de Microsoft Defender, ejecutándose activamente.
  6. Use un explorador moderno, y asegúrese de que está ejecutando la versión más reciente.
  7. Almacene los archivos en una ubicación de nube segura en lugar de en una unidad local o en un medio extraíble. Almacenamiento seguro en la nube, como SharePoint o OneDrive para el trabajo o la escuela, significa que incluso si el dispositivo físico se pierde o se roba, los datos siguen estando disponibles para usted y su empresa. También SharePoint y OneDrive facilitar la recuperación de los datos si se infecta con ransomware.
  8. Siempre que sea posible, use la versión web de las aplicaciones, como Word, Outlook o Excel. Otra ventaja para almacenar los archivos en una ubicación de nube segura es que cuando usa la versión web de las aplicaciones, los datos permanecen en el servidor y no se descargan en el dispositivo local.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: